El blog de Gravida

Endometriosis. Causas, síntomas y tratamiento

La endometriosis es una enfermedad que puede afectar de manera severa la capacidad reproductiva de la mujer. Además, puede comportar síntomas dolorosos y molestos que disminuyen la calidad de vida.

Hemos elaborado esta guía para que comprendas de manera detallada cómo se origina y evoluciona esta enfermedad. Además, te mostramos los tratamientos que con frecuencia se utilizan para revertir su avance o reducirla.

Verás cómo los profesionales médicos diagnostican su presencia y elaboran un plan para minimizar sus efectos en tu organismo.

¿Qué es la endometriosis?

Se trata del crecimiento y desarrollo de células endometriales en el exterior del útero, en áreas y órganos adyacentes. De manera natural, el aparato reproductor femenino completa un ciclo menstrual que empieza con el engrosamiento del endometrio y termina con la expulsión o menstruación.

En algunas mujeres, las células que deberían crecer y desarrollarse en el recubrimiento interno del útero, lo hacen fuera de éste. Se trata de una condición dolorosa y muy molesta que puede desencadenar en problemas de infertilidad, o periodos abundantes y molestos.

Al igual que ocurre en el interior del útero, las células endometriales mueren y son expulsadas a través de hemorragia o sangrado. Sin embargo, en el caso de las células que crecen irregularmente fuera del útero, no existe un método natural de expulsión. Estas hemorragias sin salida causan dolores intensos y coágulos internos que pueden tornarse muy molestos.

Síntomas

La endometriosis viene acompañada de síntomas muy particulares y molestos, lo que la hace muy notoria. Los más comunes son:

  • Dolor pélvico intenso: El dolor en la zona pélvica puede tornarse muy agudo e intenso, aun cuando no estés en tus días de menstruación.
  • Dolor menstrual más fuerte de lo habitual: Durante la menstruación el dolor se hace aún más intenso y prolongado.
  • Hemorragias excesivas: Puede notarse un sangrado más abundante de lo normal y en fechas inesperadas.
  • Nauseas y fatiga: Tu condición física puede verse afectada, sufriendo de fatiga excesiva y poco habitual. También es común la presencia de nauseas frecuentes.
  • Inestabilidad emocional: El estado de ánimo tenderá a desmejorar, viéndose así afectado en plano emocional a través de cuadros depresivos.
  • Infertilidad: La capacidad para la fecundación e implantación del embrión en el endometrio disminuye. Esto debido a que gran parte de las células endometriales no crecen en el útero, sino en otras áreas.

Consecuencias posteriores de la endometriosis

La endometriosis no solo causa molestias puntuales a partir de su aparición. Si no es tratada de manera oportuna, puede originar una serie de consecuencias preocupantes para tu salud y fertilidad. Veamos de qué se trata:

  • Formación de quistes: En ocasiones la endometriosis puede dar origen a quistes en el área de los ovarios, denominados endometriomas.
  • Desarrollo de tejido cicatricial: La acumulación de sangre en áreas abdominales propicia la formación de tejido cicatricial.
  • Adherencias entre órganos: El tejido cicatricial da origen a la adherencia entre órganos, que posteriormente necesitará de cirugía para su corrección.
  • Disminución de la capacidad reproductiva de la mujer: La endometriosis puede afectar de manera severa la capacidad reproductiva de la mujer ya que cambia el entorno hormonal de los óvulos, perjudica la implantación del embarazo y altera la calidad del óvulo.

¿Por qué se origina la endometriosis?

Las investigaciones no han dado con una causa precisa por la cual se puede originar esta enfermedad.  Sin embargo, una de las causas o predisposiciones que más se toman en cuenta es el factor hereditario.

Son más frecuentes los casos de mujeres con endometriosis cuando su madre o algún familiar cercano han padecido esta condición.

Otro elemento que puede incrementar la probabilidad de padecer esta enfermedad es el factor hormonal. Una particularidad llamada “flujo retrógrado”, también se asocia de manera directa con la endometriosis. Consiste en la subida de células del revestimiento del útero hacia los ovarios, lo que propicia el crecimiento de tejido endometrial fuera de su lugar habitual.

Investigaciones apuntan hacia un descontrol o desproporción en el sistema inmunitario de muchas mujeres. El sistema inmunitario debería, de forma natural, combatir la formación de este tipo de células en los órganos adyacentes al útero. Sin embargo, en algunas mujeres el sistema de defensa falla, permitiendo que se desarrolle la endometriosis.

¿Con qué frecuencia ocurre la endometriosis?

Aunque es una enfermedad de la que poco se escucha, su ocurrencia es más frecuente de lo que se suele pensar. Un 10% de las mujeres suelen desarrollar endometriosis en alguna etapa de su vida.

En la mayoría de los casos esta enfermedad se empieza a manifestar desde la adolescencia. Pero suele ser diagnosticada en edades adultas, por lo que muchas veces ya se han desarrollado complicaciones mayores.

¿Cómo se diagnostica?

El profesional médico podrá diagnosticar de manera eficiente la presencia de endometriosis a partir de varios factores indicativos. La sintomatología de la paciente puede ser el punto de partida para el diagnóstico.

Una ecografía puede dar indicios ciertos de la presencia de células uterinas en otras zonas de la pelvis y abdomen. De ser necesario, el médico hará una observación directa por laparoscopia para mirar la formación de tejido endometrial en esta área. Incluso, puede recomendar una biopsia para una evaluación más detallada de estos tejidos.

Tratamiento de la endometriosis

Por fortuna existen distintas alternativas para tratar de manera adecuada la endometriosis. Una de ellas consiste en una terapia farmacológica de supresión de las hormonas que estimulan el crecimiento de células endometriales. También se acude a la cirugía si la formación de tejido en el exterior del útero es muy amplia y ha generado unión de órganos.

Terapia farmacológica

Está compuesta por un tratamiento dirigido a disminuir las molestias causadas por el dolor y la inflamación en la zona. Al mismo tiempo, se procura la supresión de la función ovárica. Así se detiene por completo la producción de células endometriales, tanto en el útero como fuera de este.

El médico recomendará la supresión de la producción del endometrio hasta poder regular la carga hormonal que permita a la mujer regresar a la normalidad. Algunos anticonceptivos combinados pueden ser un tratamiento efectivo para eliminar la enfermedad, o atenuar ampliamente su evolución.

En caso de que la mujer presente reacción adversa a los anticonceptivos, puede iniciarse una terapia hormonal distinta.

Cirugía

La cirugía será necesaria cuando los tejidos que se han formado han generado unión entre algunos órganos, o cuando sea muy complicada su remoción por otras vías. Se necesita entonces proceder a la extirpación de estos tejidos, frecuentemente por laparoscopia. Este procedimiento es relativamente sencillo, y no plantea un riesgo mayor.

Si la formación de tejidos ha dado lugar a complicaciones mayores, entonces tu profesional de salud puede recomendar una histerectomía. Esta cirugía plantea la eliminación de todo el tejido endometrial externo, y en la mayoría de los casos no será necesaria la eliminación del útero o de ningún órgano reproductivo.

Hemos llegado al final de esta guía explicativa sobre la endometriosis y sus implicaciones. No dejes de consultar a tu médico de confianza para que puedas recibir el tratamiento más adecuado.

Fuente de la imagen: https://es.wikipedia.org/wiki/Endometriosis

Comparte: